Tras la pista de Velázquez en Sevilla

Tras la pista de Velázquez en Sevilla

En los últimos meses del s. XVI, vio la luz en Sevilla el primer hijo de un joven matrimonio perteneciente a la baja nobleza (muy baja, apostillaría algún especialista en el periodo). El padre de la criatura apreció una temprana vocación artística en su primogénito y con el paso del tiempo, el joven artista acabaría convirtiéndose en uno de los sevillanos más universales de la historia. Naturalmente, hablamos de Diego Velázquez, cuya impronta sigue muy viva en la capital andaluza. ¿Te animas a seguir su pista a través de diferentes rincones de Sevilla?

La casa natal de Velázquez

Al igual que sucede con otros genios históricos como Mozart o Goya, la Casa Natal de Velázquez es el punto de partida ideal para cualquier ruta por la Sevilla velazquiana, que es tanto como hablar del auténtico Siglo de Oro de la ciudad. La vivienda en la que pasó sus primeros años el artista del Barroco se encuentra en la Calle Padre Luis María Llop, en pleno casco antiguo de la ciudad y a escasos minutos a pie del Hostel Central Sevilla. Presta atención a las indicaciones porque se trata de una casa que podría pasar desapercibida a simple vista.

Hospital de los Venerables Sacerdotes

Tras la Catedral de Sevilla, en pleno distrito de Santa Cruz, localizamos el Hospital de los Venerables Sacerdotes, sede de la Fundación Focus y del Centro Velázquez. Este antiguo hospital para sacerdotes alberga algunas de las obras más destacadas del pintor sevillano de cuantas pueden contemplarse en la ciudad. Sin duda, la joya de la corona es el lienzo de Santa Rufina, considerada una de las mejores pinturas del maestro (ahí es nada). Cabe añadir que el edificio merece una visita por sus propias peculiaridades arquitectónicas y su innegable interés histórico. Entre sus secciones más imponentes figuran la bóveda sobre la escalera central y el patio interior.

Las calles de la Sevilla del s. XVII

Velázquez vivió en Sevilla hasta, como mínimo, 1623. Esto significa que el autor de La Rendición de Breda fue uno de tantos sevillanos que habitaron la ciudad en su momento de mayor esplendor cultural y económico, bien es verdad que este se acercaba ya a su fin. Una buena forma de seguir la pista de Velázquez es sumergirse en las calles y los espacios urbanos que perfectamente pudo recorrer el inmortal artista.

Las calles Butrón, Ciriaco Esteban, Descalzos o Empecinado siguen existiendo en la actualidad y en época de Velázquez eran algunas de las más animadas de Sevilla, con numerosos comercios. Especial mención merece la Calle Feria, conocida entonces como Ancha de la Feria, y que era una de las vías más largas de la ciudad. ¿Quieres recrear un día cualquiera en la vida de Velázquez? Toma nota de estas y otras calles del casco antiguo y traza una ruta desde el Hostel Urban Sevilla.

Iglesia de San Pedro

¿Sabías que conocemos con precisión la fecha del bautizo de Velázquez pero no la de su nacimiento? Se da por sentado que este tuvo lugar poco antes de recibir el primer sacramento en la Iglesia de San Pedro, por lo que este es el primer espacio sevillano que recibió al futuro genio. Esta parroquia se encuentra junto a la plaza homónima, cerca de las Setas de Sevilla y a escasos metros de la Casa Natal del artista a la que ya hemos hecho referencia. Por lo demás, el templo participa del estilo gótico-mudéjar y alberga una lápida conmemorativa del bautizo de Velázquez. Curiosamente, su principal obra de arte, el Retablo Mayor de Felipe de Ribas, se construyó poco después de la marcha de Velázquez de la ciudad.

Iglesia Parroquial de San Miguel

En 1618, Velázquez ya tenía cierto nombre a nivel local (un año antes había superado las pruebas para ingresar en el gremio de pintores de Sevilla y en 1618 firmaría su Vieja friendo huevos, su primera gran obra maestra). El artista también maduraba en otros ámbitos y en mayo de ese mismo año contrajo matrimonio con Juana Pacheco en la Iglesia Parroquial de San Miguel. Lamentablemente, cuando llegues al emplazamiento de esta iglesia, en la Plaza del Duque, no te encontrarás ningún templo sino un bloque de viviendas, dado que el edificio religioso fue demolido entre 1868 y 1870.

Plaza del Duque

Ya que te has desplazado hasta esta bella plaza, acércate al centro de la misma para fotografiarte junto a una estatua en bronce de Velázquez que reposa sobre un elevado pedestal. Tal y como notarán los viajeros más perspicaces, el escultor Antonio Susillo se inspiró en la pose del artista pintada por él mismo en el que posiblemente sea su cuadro más popular, Las Meninas.

Finalmente, ningún recorrido por la Sevilla de Velázquez resulta completo sin pasar por el Museo de Bellas Artes. Te advertimos, eso sí, de que esta pinacoteca custodia únicamente dos obras del artista.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Otros artículos - Other blog articles

Cerrar menú